fbpx
Entrevistas

Salud y emociones, con Marianna Molero

salud-y-emociones-marianna-molero-miss-flower-power

¿Sabías que ese dolor estomacal que sufres desde hace tiempo y que parece no tener explicación podría deberse a una mala gestión emocional?

Así es. Y es que, como dijo Sigmund Freud, «las emociones inexpresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde de peores formas».

A menudo no somos conscientes de la influencia que ejerce sobre nuestro bienestar físico el estado emocional en el que estamos inmersas. No en vano, el intestino se considera el segundo cerebro de las personas.

Para hablarnos sobre cómo repercuten las emociones en nuestra salud, he invitado a Marianna Molero Yordi, médica experta en la materia.

Nadie mejor que ella para explicarte la importancia del autocuidado interior para brillar por fuera 😉.

👉 Dentro entrevista.

Salud y emociones, con Marianna Molero

Está demostrado que el estado emocional en el que nos encontremos repercute de forma directa en nuestra salud, ¿hasta qué punto influye?

Hasta el punto que cada uno elija, ya que nuestro estado emocional está totalmente relacionado con la liberación de neurotransmisores y hormonas que causan constantemente cambios en nuestro cuerpo. Eso es una respuesta esperada; la clave está en qué hormonas y por cuánto tiempo quieres que se mantengan produciéndose.

¿Cómo ocurre esto? Existen tres sistemas que están directamente relacionados el sistema nervioso, donde están nuestra Psique, nuestros pensamientos, emociones, el sistema endocrino —que regula las hormonas— y el sistema inmunológico —nuestro sistema de defensas—.

Estos tres sistemas se comunican con un lenguaje bioquímico y en forma bidireccional. Es decir: todo lo que pasa en uno lo sabe el otro. Así, nuestros pensamientos, emociones y el estrés que percibe nuestro sistema nervioso van a influir directamente en los otros sistemas, especialmente en el inmunológico, influyendo en nuestras defensas.

A menudo nos vemos devoradas por la vorágine de la vida y dejamos de lado algo tan fundamental como es el autocuidado. ¿Qué relación existe entre el estrés emocional y nuestro sistema inmunológico?

El estrés es una respuesta adaptativa de supervivencia que prepara a nuestro organismo para la lucha o huida según se necesite. Lo importante de esto no es evitar el estrés, ya que esa respuesta es normal, lo importante es el tiempo en el cual mantenemos a nuestro cuerpo en estrés.

Si nuestro cuerpo está preparado para la lucha o huida, va a haber un aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria, dilatación de pupilas, redistribución de la sangre a nuestros músculos para correr…, disminuyendo el flujo en el cerebro.

También disminuye nuestra atención y productividad. Eso está bien mientras tenemos la amenaza presente, pero ¿qué pasa con nuestro cuerpo si mantenemos esas reacciones? Un total desequilibrio: se producen hormonas que causan cambios en nuestro cuerpo, afectando a todo el organismo y directamente al sistema inmunológico.

Si somos conscientes de esto, podemos darnos cuenta de lo que le hacemos a nuestro cuerpo si mantenemos el estrés en el tiempo. Está en nuestras manos escoger cómo gestionar el estrés y qué lenguaje bioquímico queremos que se genere en nuestro cuerpo.

salud-y-emociones-marianna-molero-03-miss-flower-power

Jaquecas frecuentes, intestino irritable, cansancio físico, nervios en el estómago… son algunas de las consecuencias derivadas de una incorrecta gestión emocional. ¿Somos realmente conscientes de cómo nuestras emociones pueden desencadenar importantes, incluso graves, dolencias físicas?

Pienso que normalmente no somos conscientes. Por lo general no dejamos que esos síntomas paralicen nuestro día a día y nuestro trabajo y no les prestamos atención.

Esos son avisos que nuestro cuerpo nos está dando, pero que muchas veces lo que hacemos es taparlo con medicamentos, con la consecuencia de que se empeoren y ya luego se conviertan en alguna enfermedad.

Podemos tomar medicamentos o los tratamientos necesarios para mejorar nuestros síntomas, pero lo más importante es prestar atención y preguntarse qué más puede haber detrás de ese síntoma. Es probable que sean muchos los factores que influyen en la aparición: factores emocionales, pensamientos, nuestro entorno y hasta nuestra relación con nosotros mismos, además de la parte física.

Son muchas las personas que asocian las emociones de la familia de la tristeza (melancolía, pena…) a malestar físico. No obstante, y sin mantenerlas en el tiempo, ¿pueden las emociones menos agradables ayudarnos en determinados momentos a mejorar nuestra salud?

No hay emociones ni buenas ni malas, todas están allí para algo: para que reaccionemos ante una pérdida en el caso de la tristeza, a la interferencia con nuestras metas en el caso de la ira o a una amenaza en el caso del miedo entre otras. Si  bien dices, algunas son menos agradable, pero también están allí para algo y lo más importante es reconocer ese algo.

Mientras aparezcan esos desencadenantes, está bien que se produzca la emoción, ya que están allí para defendernos ante ciertas amenazas.

Lo importante de esto es el tiempo que nosotros decidimos mantener esas emociones y, sobre todo, no permitir que nuestros pensamientos las alimenten para que sigan perdurando en el tiempo, influyendo en nuestra salud, ya que producen reacciones fisiológicas que mantenidas en el tiempo pueden llegar a convertirse en enfermedades.

salud-y-emociones-marianna-molero-02-miss-flower-power

Para finalizar, ¿qué recomendaciones nos darías para que las emociones se conviertan en nuestras aliadas a la hora de gozar de una buena salud?

Primero, ser consciente de lo que pueden generar las emociones y el estrés en nuestro cuerpo. Aprender a escucharnos y preguntarnos qué pasa ante la aparición de algún síntoma.

Pero además de esto podemos tomar ventaja de ese lenguaje bioquímico, ya que es bidireccional, y así como el estrés nos produce reacciones no tan buenas para la salud, los mensajes bioquímicos positivos, es decir, relajarnos, hacer cosas que nos gusten, saber descansar en el momento oportuno…, van a ayudar indiscutiblemente a nuestro cuerpo, a nuestro bienestar, a nuestro día a día y a nuestra vida.

✿✿✿✿✿

💁‍♀️ Si quieres profundizar un poquito más en temas relacionados con salud y emociones, te invito a que sigas a Marianna Molero en Instagram (@yosoymariannamolero). O, si lo prefieres, puedes enviarle un correo electrónico a mariannamolero@gmail.com.

Muchísimas gracias, Marianna, por haberme concedido esta entrevista. Ha sido todo un placer poder contar con una experta en la materia como tú. Sin duda alguna, tus palabras nos serán de gran ayuda 😘.

💟 Por cierto, ¿sabías que la felicidad se puede entrenar? Te lo cuento en el e-book gratuito Momentos felices, 21 ideas para mimarte 😉.

Deja tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.